Autenticidad y Tradición

la historia del queso

El queso de leche de oveja

producido en el sur de Alentejo

tiene una historia milenaria.  Los estudios arqueológicos indican que la cuna de una civilización unida a la producción animal habría nacido en el Valle del Guadiana y en las tierras circundantes.  

 

La actividad principal habría sido el pastoreo, desarrollado en movimientos de trashumancia entre estas tierras del sur y la Sierra de Estrella, en busca de los mejores pastos para los rebaños.

Muchas son las referencias históricas de la importancia y papel del queso a lo largo de los tiempos.

Pero en realidad se les atribuye a los romanos, en la expansión de su dominio por tierras lusitanas, la implantación de la fabricación del queso en Portugal y del propio origen de la palabra Queso. La instalación de grandes unidades agropecuarias, las “villae” en la región, habrá sido el contexto privilegiado de esta producción.

La importancia del pastoreo y de la producción de queso en la región está documentada en toda la edad media y posteriormente llegando a constituir moneda de pago de salarios y rentas y ofrenda a reyes.

La “rouparia” era el lugar tradicional de fabricación. El “roupeiro” era quien detentaba el conocimiento y orientaba todo el proceso de fabricación bien distribuido por los diferentes interventores. A él le correspondían las tareas más exigentes de control de la coagulación de la leche y la cura de los quesos, a las mujeres el proceso de fabricación y a los “mozos del monte” las tareas más pesadas, de carga de los cántaros y transporte de agua y leña.

Este queso además de un producto de calidad incuestionable que merece estar de nuevo en mesas “reales” es un repositorio de la historia y cultura de la región y de todo un modo de vida que tiene todavía la expresión en estas tierras del sur.

Co-promotor
Apoyo
Cofinanciado
Copyright © 2017 Todos los derechos reservados.   Design Cores ao Cubo
Idealización, textos, fotografías y coordinación